Equipo Übank
|
17.01.2019

Este año sí.

Buenos días. Un gusto. ¿Cómo te ha venido enero? ¿Te has comprometido a un par de resoluciones? ¡Felicitaciones! Nosotros mismo nos hemos propuesto a una resolución muy sencilla por el año nuevo: dos posts mensuales sobre Behavioral Economics y que leer nuestras síntesis te resulte entretenido. Eso, claro, como empresa Übank, porque dentro de nuestra organización se susurran promesas de bajar dos huecos de la correa, ahora sí trotar desde las cinco y abrir el Facebook solo los viernes (uno de los muchachos cambió la pantalla de su iPhone a blanco y negro con tal de cumplir sus auto-decretos). No tendremos los bíceps más potentes, pero no querrán poner a prueba nuestra fuerza de voluntad.

¡Es tiempo de cambiar! ¿Todos los años es un poco la misma historia, verdad? Estruendoso empujón inicial, ahora sí nos convertiremos en quienes deberíamos ser. Sanos y sabios, acertados y asertivos, moderadamente prósperos en todos los aspectos. Será que en enero todo luce tan factible: es cuestión de despedir al chocolate del final de la jornada, cambiar las horas de scrolling por días de spinning y pedir agüitas aromáticas en los próximos after office. ¡Será hasta divertido! Lo creemos por un rato y luego vuelve la lucha, el manantial de dificultades, y para cuando llega diciembre ya tiene un poco de mérito el haber sobrevivido. ¿Pero cuántas veces acudimos al gimnasio al que nos suscribimos? ¿Ahorramos el porcentaje que habíamos calculado? ¿Estamos condenados a nosotros mismos?

Nuestra mayor preocupación en Übox son las metas no cumplidas, específicamente en el campo del ahorro. Para ello hemos designado un sistema basado en tecnologías modernas y gatillos automatizados; sin embargo, los principios que rigen a nuestra aplicación parten de las Behavioral Economics y las constantes irracionalidades del comportamiento humano. Así, ya que tanto nos interesa este tema, hemos aprovechado la coyuntura para compilar unas cuantas recomendaciones sobre las resoluciones de año nuevo, y que para cuando lleguemos a diciembre la culpa no ataque de nuevo. Esperemos que nos sean útiles a todos.

1. Cambia tu entorno.

El mismo entorno que te ha incitado todos estos días a que mejores como ser humano -y te ejercites y ahorres y por favor ya dejes de fumar- volverá a tentarte en cuestión de días. Te ofrecerá todo tipo de satisfacciones inmediatas a través de un repertorio muy completo de tentaciones sensoriales. Nuestras flamantes resoluciones claramente no traen el mismo atractivo.

Es fácil proponernos bajar de peso días después del empacho de fin de año. Es mucho más difícil atenernos a nuestra dieta a mediados de febrero, cuando el indicador de la balanza ha completado retrocesos milimétricos. Si la fuerza de voluntad para mantener nuestra resolución no nos resultó el año anterior, ¿por qué este año habría ser de distinto? La clave no es ser más severo contigo mismo. La clave es modificar tu entorno.

¿Quieres bajar de peso? Quita las azúcares de tu casa, cocina los domingos para el resto de la semana y lleva comida a la oficina. No solo se trata de "solo comeré fuera una vez a la semana": la solución debe estar servida a la hora del almuerzo.

¿Quieres ir al gimnasio en las mañanas antes del trabajo? Quita todas las tentaciones del camino. En la noche deja el celular fuera y oblígate a levantarte para apagar la alarma. Empapélate de fotos de cuando tenías diez kilos menos. Deja la ropa del gimnasio lista para llegar y ponértela.

Si sabemos que somos flojos por naturaleza, construyamos un entorno donde la opción correcta sea siempre la más fácil. Por este simple pero poderoso concepto, Richard Thaler, uno de los padres del Behavioral Economics, ganó en 2017 el premio Nobel de Economía.

2. Es más factible llegar a tu objetivo al sumar muchos esfuerzos pequeños que con unos pocos esfuerzos extraordinarios.

Los pequeños ajustes suelen ser más efectivas que las resoluciones radicales. Puedes proponerte algo heroico: "no más grasas saturadas". Tu nutricionista estará encantada, pero a menos que tengas que entrar en ese vestido para mediados de febrero, es difícil encontrar una motivación de contrapeso para todos las satisfacciones a las que estarás renunciando. En cambio, puedes trazarte tres pequeñas metas específicas: no más pedidos a domicilio, no más pizza entre semana, al menos un día de ensalada. Cuando llegues a diciembre habrás tenido cincuenta almuerzos insólitamente sanos sin darle demasiadas vueltas al asunto, y te será más fácil proponerte cien para el año venidero. Ten paciencia y ve un paso a la vez.

El legendario pianista Bill Evans decía algo muy interesante sobre la consecución de propósitos, esta vez en el campo creativo:

"Uno de los problemas que he visto en las personas que me piden consejos -'¿debo seguir con esto?', '¿cuál es la manera de componer una pieza?'- es que tratan de acercarse al resultado final, completo, en vez de atacarlo de una manera real y honesta con sus posibilidades. No puedes tomar el problema completo desde una manera vaga e incierta; lo más probable es que eso te lleve a la confusión. Debes tener una perspectiva realista desde el principio. Si el problema es vasto, habrás de darte cuenta que debes solucionarlo paso a paso, y disfrutar de ese proceso de aprendizaje sosegado. Debes construir desde los cimientos, no desde la azotea."

3. Visualiza los sacrificios a los que te estarás adhiriendo.

Estos días son para pensar en el futuro, pero muy poco después la corriente del presente regresará con la misma fuerza de siempre. Si es que este año te has propuesto acudir al gimnasio, fantástico, pero ten en cuenta que seguramente estarás más hambriento en el almuerzo, tengas que acostarte más temprano y debas solventar nuevas necesidades de vestuario. ¿Ya estás listo para ello? ¿Resolviste pasar menos tiempo en redes sociales? Más vale que estés preparado para esos tiempos muertos en la fila del trámite burocrático, adquieras una nueva fuente de noticias y que incluso halles un método para despejar tu mente de una tarea a otra en horarios de oficina. Reiteramos: las acciones que tomes son lo más importante, pero si preparas tu entorno de antemano es mucho más fácil llevarlas a cabo.

Claro que estás facultado para leer 50 libros y bajar 20 libras este año, pero eso significará menos salidas, menos películas y menos vasos de cerveza. ¿Vale la pena? Eso depende de ti. Recuerda, eso sí, que todo es una negociación, y que quitar las fichas más placenteras de esta torre Jenga pueden hacer que toda la estructura se tambalée (y eso aumenta las probabilidades de que regreses rápidamente a las andanzas de antaño).

4. Es tan solo un año más.

Por último, tengamos también en cuenta que nuestros calendarios están ajustados a climas que no nos corresponden. Mientras los inventores de años nuevos ahora forcejean con la hostilidad del invierno (¿y cómo hacerlo, sino con trabajo más arduo?), en Latinoamérica disfrutamos de tardes templadas o estamos recibimos los ardores del verano. Lo que queremos decir es que en nuestro contexto las resoluciones de año nuevo sí tienen un poco de arbitrarias. Y si bien es una oportunidad extraordinaria para reflexionar acerca de la ruta que estamos tomando y hacia dónde nos estamos dirigiendo, en la mayoría de casos es más valioso ajustar nuestros procesos que reinventarnos por completo. Tomemos en cuenta esta cita de Bill Gates:

"Sobreestimamos lo que podemos lograr en un año, pero subestimamos lo que podemos conseguir en diez".

La clave es trazarnos un objetivo en el que creamos con firmeza y cerrar las puertas que nos estén distrayendo de él. A veces renunciar al resto de opciones es la parte más difícil del asunto. Si ya sabes a dónde vas, el resto de componentes se vuelven complementarios.

Este año queremos ayudarte no solo a cumplir estas resoluciones, sino que tomes mejores decisiones en cada ámbito de tu vida. Incorpora los principios del Behavioral Economics y dale vuelta a esos comportamientos irracionales que que tanto nos alejan de ese súper humano que queremos y podemos ser.

No te pierdas una.


Un post cada dos semanas; material de calidad y descubrimientos frescos. Permítenos acompañarte.

Contacto

hola[at]ubankapp.com
+555281070021

Estados Unidos
334 Blackwell Street
Durham, NC

México
Chihuahua 230, Roma Norte
CDMX, DF

Chile
Carlos Antúnez 1843, Oficina 607
Providencia, Santiago

Legal

  • Aviso de Privacidad
  • Términos y condiciones
  • Seguridad
Descubre nuevas formas de ahorrar en nuestras redes sociales.
Duke Advanced Hindsight
Finnovista
Innovation Latam